¡Hola a todos! Apenas tengo tiempo ahora, pero no quiero dejar pasar el día antes de irme a trabajar sin escribir este post.

Ayer después de trabajar fui a una de las papelerías más famosas de Japón, Ito-Ya, en el barrio de Ginza, en Tokyo. Son famosos por ser extraespecializados en artículos de alta calidad. La papelería no es de las más baratas en artículos de arte, pero muchos tienen precio standard. Yo soy socia y tengo una tarjeta con la que puedo obtener el 10% de descuento en la mayoría de productos, así que, al necesitar unos rotuladores muy específicos y encontrarme en la zona, decidí ir allí a comprarlos.

Mi gran sorpresa fue que cuando llegué al emblemático edificio en una de las grandes avenidas de Ginza, estaba cerrado por reformas. Tenía un cartel que anunciaba su traslado provisional a la calle de al lado. Dudé en ir, ya que pensé que quizá no tuviesen toda la gama de productos disponibles, pero decidí ir. La mejor decisión que he tomado en mi vida XDDD

Cuando llegué al nuevo edificio pregunté donde estaban esos rotuladores de 0.01 de grosor. Me enviaron a otro edificio anexo al otro lado de la calle. Así que fui para allí. Justo en la entrada lucían maravillosos los bolígrafos elegantes. Esos bolígrafos hermosos cuyos precios oscilan entre los 10.000 y los 80.000 yenes. Apenas me gustan para mí, aunque reconozco que son bonitos. Si hablamos de bolígrafos “caros” me gustan los Caran d’Ache, cuyos precios están por debajo de los 5.000 yenes, pero tampoco me gustan tanto como para gastarme ese dinero en un bolígrafo. No me paré a mirarlos y subí las escaleras con la intención de llegar a la tercera planta. Pero, cuando subí un piso más y vi una vitrina desde la escalera se me cortó la respiración.

No pude quitar mis ojos de esa hermosa pluma de cerámica en la vitrina. Me tenía totalmente hipnotizada. Era la pluma más preciosa que había visto en mi vida… Cuando pude empezar a respirar de nuevo y apartar mis ojos de ella me di cuenta de todas las otras que la rodeaban. Casi sufrí un infarto al corazón. O quizá lo sufrí. Tanta belleza junta no puede soportarse tan fácilmente. No es broma. No sé si os ha pasado alguna vez, pero es un fenómeno médicamente reportado. Es una impresión positiva tan enorme que el cerebro y el corazón no dan a basto con los impulsos nerviosos y la taquicardia. Me temblaban las manos y las piernas. Me maree y quería gritar. De alegría, de impresión, de ver los bolígrafos y plumas más hermosos de toda mi vida. Cada uno era una auténtica obra de arte. Auténticas maravillas que exigían ser usadas para fines especiales.

Empecé a imaginar qué clase de persona podría elegir unos bolígrafo tan extremadamente hermosos, que además eran extremadamente caros. Desde 100.000 yenes hasta 2.500.000 yenes (dos millones y medio de dólares, aprox). ¿Quién, señores y señoras, en este mundo, usaría tales bolígrafos? No es sólo por el precio, hay mucha gente que puede permitirse coleccionar esos bolígrafos. Lo que realmente me interesa, es ¿qué tipo de persona elegiría esos diseños en concreto?… ¿Un escritor?, ¿un artista?, ¿un guionista?

Imaginé a Shakespeare usando alguna de esas plumas. A Pablo Neruda, a Laura J. Rowland, a Steven Spielberg, a Buddy Allen, a Fernando Sánchez Dragó, a Murakami…

¿Qué grandes palabras se escribirían con un bolígrafo de ese tipo?, ¿Novelas, guiones, cartas de amor…?

¿Quién, hoy en día, todavía escribe esas grandes cosas a mano, sin escribir directamente en el ordenador, en el iPad o en cualquier otro soporte electrónico?

No lo sé… pero yo lo hago. Escribo a mano. Aunque me toque pasarlo luego a ordenador.

Escribo a mano porque mi historia de amor con la tinta y el papel es infinita. Porque el tener un bolígrafo entre mis manos y acariciar el papel con él me hace sentir inmensamente feliz. Así que no pude más que imaginarme escribiendo con uno de esos bolígrafos… XDDD

Entonces me di cuenta de que debía seguir respirando XDDD buff… que difícil fue mantener la compostura en la sala, sin clientes pero con 1 asistenta, 1 vendedor, 1 grabadora (se pueden grabar las iniciales en algunos bolígrafos) y 1 guardia de seguridad. Medio recuperada del mareo, miré toda la sala con atención y me dirigí a las vitrinas que más me llamaron la atención, aunque acabé mirando todas. Creo que habían unos 500 bolígrafos diferentes. Quizá menos, quizá más. Todos eran bellísimos. Algunos eran extraordinariamente bellos. Pero hubo uno que me disparó directo al corazón. Fue una herida de tinta mortal. Por eso tengo que escribir hoy el post, antes de morir… no sé cuánto podré seguir con vida… XDDD

No tengo palabras para describir al bolígrafo más hermoso, fabuloso, especial y perfecto que he visto en mi vida. Es extraordinariamente maravilloso… (y casualmente, también es Caran d’Ache)

No sé cuánto tiempo me quedé delante de la vitrina, pero la asistenta se acercó a mi y me ofreció una taza de té… Tuve que decirle a la mujer que la sala parecía un museo y que eran los bolígrafos más preciosos que había visto en mi vida. La mujer se alegró mucho y empezó a explicarme la historia de algunos de los bolígrafos y las técnicas de elaboración. Fue igual, o mejor, que visitar un museo.

Salí después de casi 1 hora y media en la sala. Compré mis rotuladores de 0.01 de grosor y me marché con el corazón encogido, deseándole el mejor hogar a la pluma que me robó el corazón.

Sé que es el bolígrafo de mi vida y que nunca habrá ningún otro que pueda reemplazarlo. Hay cosas que se saben, y esta es una de ellas.

¿Quién lo comprará y para qué lo utilizará? No lo sé, pero le deseo el mejor de los usos…

Os dejo aquí una foto y un video de promoción.

ALERTA, las imágenes que verán a continuación pueden causarles un profundo efecto que les lleve a enamorarse de un bolígrafo.

Avisados estáis…

Caran d’Ache Caelograph, Alpha edition.

 

Guía del bolígrafo en varios idiomas, incluído el español y el inglés.

Página web oficial del bolígrafo