“Fabulae”, o el día que entendí el flamenco

Posted on Jul 5, 2014 in Arte, Cultura, Deporte, España, Japon, Música, Personal | 2 comments

Hoy me sorprendo a mí misma al hablaros de un tema como el flamenco. Aunque en realidad, este post es sobre la danza butoh.

Los que me conocéis sabéis que, a pesar de tener un padre sevillano y gran parte de familia andaluza, el flamenco no corre por mis venas. No me ha interesado nunca, ni su baile ni su música.

A los japoneses, que les suele gustar muchísimo el flamenco, les extraña que a mi no me interese para nada. Cuando me preguntan qué tipo de baile me gusta y les digo que el ballet clásico y la danza contemporánea, me sonríen, totalmente desilusionados, y me preguntan porqué no me gusta el flamenco. Lo encuentro un baile con mucha fuerza. Demasiada. Las bailaoras se “pelean” con la música, por decirlo de algún modo. No es delicado, es lo contrario. Puedo ver la belleza en la mayoría de los movimientos del ballet, pero esos movimientos tan fuertes del flamenco no me hacen sentir nada. En el ballet la pasión está controlada, pero en el flamenco desbordada. El flamenco me resulta muy ruidoso y no me gusta la música ni las voces, por eso ver un baile que tiene una música de fondo que me disgusta no se me hace placentero. Para gustos, colores, ¡qué se le va a hacer!

En febrero de este año, fui a ver un espectáculo de danza de la compañía Dance Medium en el que participaba un muy querido amigo mío y además compañero de trabajo, David Taranco. Ryuzo y yo fuimos al espectáculo sin apenas saber de qué se trataba. Salía David, así que eso era lo importante XD. Cuando llegamos y empezó el show me quedé totalmente alucinada y boquiabierta. No “bailaban”, no “actuaban”, era una persona agonizando en el escenario. “¡Qué cosa más rara!”, pensé. Y al mismo tiempo que veía a aquel actor-bailarín sacudiéndose y transformándose en lo que a mi me pareció un pájaro, me cautivaron todos y cada uno de sus movimientos. Me encantó. Esos maquillajes fantasmagóricos, esos bailes exorcistas, ese dominio sobrenatural de cada uno de los músculos del cuerpo y esa sensación de entrar en un mundo que no es ni el nuestro ni el del más allá me dejaron estupefacta. Y entonces fue cuando conocí el mundo del “Butoh”.

El butoh es una danza que nació en Japón en 1959, después de la 2a. Guerra Mundial, como una forma de expresión del dolor y de los temas tabúes de la sociedad de aquellos tiempos, como la homosexualidad. Fue fundado por Hijikata Tatsumi y Ohno Kazuo y en pocos años se ha extendido mundialmente. El maquillaje intenta evocar al mundo de las almas, por lo que se suele pintar el cuerpo de blanco, incluyendo la cara y el pelo. La ropa es mínima y los movimientos muy peculiares. Las expresiones faciales se exageran mucho, explorando la locura. Parece como si los bailarines estuvieran poseídos y los moviese tanto una fuerza interna como otra externa. También se mueven suavemente, como el agua que se mece en el mar o las hojas de los árboles cayendo al suelo. Mueren, nacen, se encuentran, se separan, se transforman y reencarnan…

YouTube es una excelente fuente de conocimientos y he podido ver actuaciones de bailarines de butoh de todo el mundo (esta es una de mis favoritas). Los bailarines tienen que realizar movimientos muy controlados y difíciles, por lo que necesitan una excente forma física para poder usar de ese modo los músculos. Personalmente, me parece que esos movimientos muestran la agonía por sobrevivir, por transformarse, por aferrarse a la vida. Me parecen totalmente innatos en el ser humano, el perfecto reflejo del alma humana. Quizá sea por eso que ya me parecen naturales, en lugar de bizarros, como quizá pudieran pensar muchos.

Hace poco fui a ver una actuación bastante peculiar. Se llamaba “Fabulae” y era una colaboración de flamenco y butoh. Participaba de nuevo David Taranco, como bailarín de butoh, junto a una bailaora japonesa muy famosa, Yuki Onuma, como protagonista.

“Fabulae”, con Yuki Onuma

La obra empezó con un zapateao con una coordinación tal que me dejó sin aliento. Una actuación al nivel del Ballet Nacional de España que me puso la piel de gallina de la cabeza a los pies. Maravilloso. A partir de ese alegre comienzo, las sombras se acecharon sobre la protagonista, cuyo antagonista, David, le recordaba el lado oscuro de la vida con sus movimientos butonianos.

David Taranco

A medida que la historia avanzaba y el flamenco y el butoh iban intercalándose, interactuando y fusionándose, me di cuenta de que el flamenco y el butoh no difieren tanto en cuanto al alma de sus movimientos. Me di cuenta de que el flamenco también intenta mostrar la agonía, el dolor, la transformación, la felicidad, la vida, la fuerza. Tan solo que de una forma más escandalosa que el butoh. Entendí el porqué de esos movimientos tan bruscos, esas patadas, esas caras de sufrimiento, esa fuerza descontrolada, esos cantes que son gritos y no dicen nada.

Me quedé totalmente petrificada cuando me di cuenta de que, por primera vez en mi vida, entendía el flamenco. Y había tenido que ser de la mano del butoh… ¡qué gran ironía! …no pude evitar que varias lágrimas rodaran por mis mejillas…

Os parecerá tonto, porque es de lógica que el flamenco o cualquier tipo de baile expresa los sentimientos, pero yo no entendía las maneras. Me sobraba tanto ruido y tanta fuerza. A pesar de que sigo siendo una no-fan del flamenco, ahora, como mínimo, lo comprendo.

Lo raro es que a pesar de que el butoh es todavía más “rudo” que el flamenco, me encanta. No sé porqué, pero quizá sea porque veo mucho de ballet en él. Ese dominio de los músculos y las posturas tan difíciles que se adoptan me parecen interesantísimas. La coordinación, el flujo de movimientos, el dejarse llevar, el mundo entre mundos que se crea… ¡es fantástico! Seguro que incluso a vosotros os sorprende que me guste tanto, yo, que siempre voy envuelta de Hello Kitty, corazones, estrellas, arcoiris y unicornios, soy fan del butoh. Y con orgullo… ^___^ ¡¡¡ja, ja, ja!!!

El resto de la actuación “Fabulae” fue tremenda. Me encantó la parte en la que “torean” sus propios sentimientos.

Una de las partes que más me gustó de la actuación.

Y, no es porque sea amigo mío, pero David hizo una actuación magnífica. Me parecía imposible que pudiera moverse de ese modo. Algunos de sus pasos parecían totalmente imposibles de realizar. ¡Qué gran control y equilibrio!, ¡Qué gran bailarín!

¡Exclente actuación!

El resto de bailarines también lo hizo genial, y la actuación de Yuki Onuma me pareció magnífica. En todo momento llevó al público donde ella quiso, abriéndonos su corazón y envolviéndonos de su alegría y sus miedos, su valentía y su lucha.

No sé cuán lejos va a llegar esta actuación de Fabulae, pero a mí me parece que deberían actuar fuera de Japón y mostrarla al mundo. Si tenéis oportunidad de verla, os la recomiendo totalmente. Y si por casualidad tenéis oportunidad de ver un espectáculo de butoh aprovechad, estoy segura de que os sorprenderá. ^____^

¡Hasta pronto!

 

Las fotos son cortesía de “Fabulae”©.

Read More

El dúo Kokeshi, Esther y Laura, ¡en Japón!

Posted on Jan 15, 2014 in España, Japon, Música, NHK, Personal, Trabajo | 2 comments

Los fans de la música japonesa se encuentran por todo el mundo, estoy segura de que a muchos de vosotros os gustará algún grupo o cantante, o mínimo alguna canción japonesa (seguro que las de Dragon Ball, Sailor Moon o Heidi nos gustan a todos, ¡¡¡ja ja ja!!!…)

Yo sigo anclada en el pasado y me siguen gustando los grupos y cantantes japoneses más veteranos, como X Japan (de quien soy fan incondicional), L’Arc en Ciel, Dreams come True, Utada Hikaru, Ayumi Hamasaki (a quien realmente admiro por su constancia y esfuerzo), Remioromen

Read More

El arte japonés del origami (+ Concurso)

Posted on Dec 17, 2013 in Arte, Cultura, España, Japon, Museos, Papelería, Tokyo | 3 comments

El origami o papiroflexia, es un arte tradicional japonés que consiste en doblar hojas de papel para formar esculturas, sin cortar o pegar el papel.

Sus orígenes en Japón se remontan a la época Heian, (794 – 1185), igual que en China, y después llegó a Alemania, Italia y España, sobre el 1400. A partir de ese momento ya se empezó a extender por multitud de países.

El origami en Japón se usa como entretenimiento para los niños desde edades muy tempranas. A pesar de que con 2 ó 3 años de edad sean incapaces de realizar figuras, se les da hojas de papel origami (llamadas chiyogami) para que las doblen como puedan y desarrollen su capacidad coordinadora manos-ojos. Los padres y los profesores suelen realizar varias figuritas de papel para entretener a los niños, aunque muchas veces disfrutan tanto o más que ellos.

También suelen ser un gran pasatiempo en las residencias de ancianos, ya que les ayuda a mantenerse activos física y mentalmente. El practicar origami, al igual que las matemáticas, estimula nuestro cerebro fortaleciendo las conexiones neuronales. Incluso se ha llegado a usar como terapia de rehabilitación en personas con lesiones cerebrales tales como derrames. Por lo que podemos decir que el practicar origami es muy beneficioso para nuestra salud, especialmente para nuestro cerebro.

Read More

400 años de intercambio hispano-japonés. Actividades culturales de Ibercaja

Posted on Sep 1, 2013 in Cultura, España, Japon | 6 comments

Como muchos ya sabéis, este año se celebra el IV centenario del viaje que realizó el embajador Hasekura Tsunegawa a Europa, iniciando así la relación entre España y Japón.

Tanto en Japón como en España se están programando una gran cantidad de actividades muy interesantes que en su mayoría comienzan en septiembre. De algunas de estas actividades es de lo que os quiero hablar hoy.

La caja de ahorros Ibercaja ha organizado, en colaboración con varias instituciones japonesas, un programa de actividades culturales muy atractivas en Zaragoza (afortunados los que vivís allí…). Os dejo aquí la lista de actividades, (para más información consultar el enlace de cada evento).

Read More

23 de abril, Día Internacional del Libro, más otras cosas que se quedaron en el tintero…

Posted on Apr 24, 2013 in Escuela, España, Literatura, Personal, Trabajo | 5 comments

¡Hola a todos!, ¿Qué tal estáis? (^__^)/

Después de una larga ausencia, aquí estoy de nuevo. Me he dejado demasiadas cosas en el tintero, así que intentaré hablar de todo un poco y a la vez.

Repentinamente tuve que volver unos días a Barcelona. Tuvieron que operar a mi madre, así de improviso. Mi madre está muy bien, recuperándose día a día, con mucha fuerza para seguir adelante. Eso es muy bueno.

Por motivos alérgicos (el pelo de los animales me provoca ataques de asma muy severos y mi madre y mi hermana tienen gatos) me quedé a dormir en casa de mi amiga Montse, a quien una vez más le doy mil gracias por todo. Quizá el hecho de estar en mi ciudad, pero no en mi casa, me hizo sentir más todavía como una turista paseando por las calles que me vieron crecer… Creo que nunca había sentido tanta nostalgia como esta vez… Me parecía tener el pecho abierto y el corazón partido por la mitad, con Tokyo en un lado y Barcelona en el otro… Qué horrible me parece haber vivido tantos años en Barcelona y no haberla apreciado suficiente. Qué triste me parece haber vivido allí tantos años y no haber viajado más, por España y por Europa… Pero qué se le va a hacer… crecí obsesionada por Japón y deseando escapar allí cada vez que juntaba tiempo y dinero. Y ahora aquí estoy, cumpliendo el sueño de mi vida, viviendo en Japón pero echándome en cara el no haber viajado antes a otros lugares… ja, ja, ja… El ser humano es una especie de extrañas costumbres…

Read More